lunes, 1 de abril de 2013

"Así de loco y extraño"


Cap 1: El poder de un tuit.



Kim Jaejoong @bornfreeonekiss
Feliz cumpleaños, pásalo bien y que cumplas muchos más ^^

Con esfuerzo, con unas ganas tremendas de borrar el mensaje y no apretar el botón “Twittear”, Jaejoong deslizó su dedo índice diestro por el mause táctil de la portátil hasta el botón que podría cambiar las cosas.

Al presionar el botón, al segundo siguiente, respiró con tranquilidad, como si llevar a cabo tal acción fuera el fin a una gran osadía. Y es que en realidad, por su parte, sí lo era y bastante. Sin embargo, en el momento en que decidió darle una mirada al tuit, se dio cuenta que en ningún momento había nombrado al cumpleañero.

“Excelente, Jaejoong” Se dijo a sí mismo cuando lo notó.



Tenía dos opciones: una sencilla y otra un poco más complicada.

La primera consistía en borrar el tuit y olvidar la idea de hablar con el chico. Sería una gran ayuda para sus entrañas que no estaban siendo nada de gentiles en reclamarle que no estaban cómodas con sus nervios. Con sus estúpidos nervios.

La segunda era más complicada, y era la que lo tenía en aquel estado. Podía, sin mayores contratiempos, copiar el tuit, colocar el nombre de usuario del cumpleañero, pegar el mínimo mensaje y apretar, nuevamente, el botón que estaba al alcance de un click.

Respiró un par de veces más. Inhaló y exhaló. Era una decisión importante. ¿Exagerado? Tal vez, sin embargo se caracterizaba por ser de esa forma, de aumentar las situaciones cuando en realidad había dos simples caminos que podía escoger. Pero en serio, que se le estaba haciendo muy complicado decidirse.

Cerró sus ojos con fuerza, haciendo que las arrugas alrededor de estos no tardaran en aparecer, en un intento por hacer que las cosas cambiaran cuando sus párpados volvieran a  su lugar original. Pero había sido en vano. Cuando entreabrió uno de sus ojos, notó que la pantalla de su computadora no había cambiado y ya habían pasado dos minutos desde que había hecho el tuit. Con pesar, seleccionó el texto, lo copio con el teclado y fue directo a la ventana en donde se podía realizar un nuevo mensaje. Presiono con el cursor y al escribir la arroba aparecieron las sugerencias para mencionar.

Volvió a exhalar con exageración: la tarea ya estaba casi hecha.

Con símbolo listo, sólo faltaba escribir el nombre de usuario al cual mencionar. Presionó “L” en el teclado y le fue inevitable no reír ante el url que tenía el cumpleañero. “@LordVoldemin” terminó por escribir y ya sólo quedaba pegar el mensaje. La tecla “Ctrl” presionada al mismo tiempo con la tecla “V” y el tuit antes escrito se volvió a ver en la misma ventana.

El segundo más eterno de su vida pasó frente a sí mismo cuando dio click en el botón Twittear. Era como si el cursor pasara lento, como si la flecha se moviera con pesar… ¿O era él mismo quién movía su dedo demasiado lento en el mouse táctil? Ya no sabía reconocerlo. Pero el momento llegó a su fin y el típico mensaje de: “¡Tu Tweet para @LordVoldemin ha sido enviado exitosamente!” apareció frente a sus ojos como si le estuviera haciendo burla.

Ya estaba hecho, ya lo había mandado, no podía dar marcha atrás.

En realidad sí podía, pero sus ganas de hacerlo se fueron de inmediato cuando se dio cuenta que había hecho un gran esfuerzo para mandar aquel mínimo mensaje, que era de cierto modo súper nada.

Volvió a suspirar. Borró el tuit que no tenía mención y sintió que la tranquilidad y el alma estaban volviendo a su cuerpo como si hacer toda la acción anterior, fuera algo muy parecido a ver un fantasma. Y Jaejoong había visto bastantes en los 21 años de 25 que tenía, que podía lograr recordar. Pero ese era otro tema.

Twitter se había encargado de presentarle a un chico de la universidad a la cual iba. Gracias a la red social (y otros factores), supo que el bonito niño de la fotografía de perfil se llamaba Shim Changmin, que era dos años menores que él y que ese día era su cumpleaños. Además, según un tuiteo del mismo joven, lo celebraría junto a su familia: hermanas y padres, según lo que Jaejoong había visto en las fotos que el muchacho compartía.

A Jaejoong le entraron ganas de ser cercano a Changmin.

Suspiró, una vez más, como si aquella acción fuera ya una costumbre para él. Cruzó sus piernas por sobre la cama, sacando la portátil de las mismas. La cerró y la volteo con tal de que el ventilador no fuera tapado: no quería volver a estar más de un mes sin computadora. Volvió a suspirar.

“Si supiera todo lo que me costó escribir ese mensaje.”

Hace poco más de cinco meses que Jaejoong había comenzado a utilizar Twitter, pues la Universidad tenía un proyecto en donde toda ella debía estar en comunicación. ¿Red social a utilizar? Twitter había ganado por poco a Facebook. Jaejoong lo agradecía, la última no era del todo de su agrado. Pero eso no iba al caso.

Al primer mes, le pareció absurdo llevar a cabo tal actividad, tal proyecto. ¿De qué servía que todos se tuvieran en una red social? No los hacía más unidos: los grupos se separarían igual a las horas de los almuerzos y en los momentos de colación.

El continuaría con sus amigos de carrera y así mismo estarían los demás. Realmente, pocos eran los que dialogaban entre sí.

En cada facultad, en cada carrera, se notaba un tipo de ambiente distinto. Jaejoong en Diseño gráfico, donde él estudiaba, notaba que había gente demasiado relajada y, sin embargo, demasiado perfeccionista en lo que hacía. Él no se quedaba atrás. Por otro lado, en una par de facultades más allá de la Universidad, podía notar como los ingenieros se juntaban en grupos que no pasaban de las tres personas. No le extrañaba, una de sus hermanas le había dicho que eran personas de pocos amigos. Jaejoong tampoco era muy distinto a ellos.

Al segundo mes usó Twitter por cuenta propia cuando una de sus amigas le dijo que no gustaba de estar sola en esa red social y que en realidad era bastante entretenida si era capaz de darle el tiempo de conocerla. Jaejoong no podía estar más de acuerdo en los momentos en que hacía como mínimo diez tuit al día. No era por el proyecto de la Universidad, era porque le había llamado la atención.

Al tercer mes, Jaejoong ya tenía una razón para adorar el  proyecto que al principio había encontrado absurdo. Estaba siguiendo a la gran mayoría de los estudiantes de la Universidad, que eran bastantes, a decir verdad. Pero de todos los que había agregado sólo uno había llamado su atención y lo había hecho de la forma más absurda posible.

Lo había visto con vociferador en mano haciendo campaña para cambiar al jefe de su carrera. A su alrededor habían muchos estudiantes más que estaban apoyando la causa. A Jaejoong le iba y le venía lo que pasara en la Universidad mientras no afectara directamente a su carrera. Sin embargo, llevado por un impulso que no supo descifrar, se acercó a esos estudiantes, pasando casi por el lado de Changmin (nombre que no descubrió hasta minutos después). Iba distraído, como si fuera la primera vez que caminaba por ese lugar del campo, que no notó como ya no sólo pasaba cerca de Changmin, sino que también había hecho chocar sus hombros por accidente. Fue ahí que Jaejoong levantó su despistada mirada del suelo para mirar con lo que había chocado.

— Oh… Lo siento, te interrumpí —Jaejoong había dicho nada más luego de que el joven chasqueara la lengua con sus dientes y bajara el vociferador a su costado izquierdo, lado contrario al cual Jaejoong había chocado.

— No te preocupes, al parecer ibas muy ocupado. —Algo parecido a la burla fue lo que Jaejoong percibió en el tono de voz contrario, pero no lo tomó en cuenta. Se alejó un par de centímetros, hizo una leve inclinación con su cabeza y siguió con su camino, camino que no tenía ninguna relación con el lugar por el cual iba pasando. — ¡Hey! ¡En serio no te preocupes! —Jaejoong no se hubiese exaltado si las palabras no hubiesen sido dichas con la ayuda del vociferador. Se había encogido de hombros por acto reflejo y lo siguiente que había escuchado era una estruendosa risa a su espalda.

— ¿De qué ríes? —Jaejoong se había volteado para encararlo, esperando ver que continuara riéndose con ganas de él por su reacción, pero lo único que encontró fue al joven sonriéndole de medio lado, con los brazos cruzados de forma rara por el objeto que tenía en mano y una mirada que indicaba algo que Jaejoong no supo ver. — ¿Qué pasa?
El joven negó con su cabeza dos, tres veces con suavidad para luego responder: — Nada, realmente. Te quería pedir si podías firmar la causa, en serio necesitamos sacar a ese jefe de carrera que tenemos.

Jaejoong ladeó el rostro preguntándose qué tenía que ver él en eso. No dijo nada y tras asentir una vez se acercó a la mesa que tenía una libreta donde se juntaban las firmas. Antes de la hoja que le estaba firmando, habían por lo menos tres más: lo iban a conseguir.

Con la mirada de Changmin clavada en él, firmó sin mayores contratiempos la hoja blanca con cuatro firmas más antes que la de él. Puso su nombre en una última instancia y se giró en dirección al muchacho que le seguía viendo.

— Ya, he ayudado a la causa para que cambien a tu jefe de carrera. Ojalá lo logren, no parece ser muy bueno que digamos. —Le dirigió una rápida mirada a la libreta. Changmin rio.

— Shim Changmin. —El joven había estirado su mano hacia Jaejoong y éste último no entendió el gesto. Al parecer, se había notado mucho en su semblante, pues Changmin no había tardado en aclarárselo. — Sé tu nombre, tú no el mío. Creo que ahora estamos a mano.

Jaejoong rio y asintió una vez más. — Entiendo, entiendo. Pero de todas formas, Kim Jaejoong. —Su mano la juntó con la tendida del joven, un apretón entre ambas y el leve enlace había llegado a su fin. —Como te dije antes, suerte con la campaña.

— Serás el primero en saber cómo nos fue. —Había sido lo último que había escuchado Jaejoong ese día de Changmin. Y había sonreído como verdadero tarado durante el día. Duras palabras que su amiga había utilizado para describir su estado de esa tarde.

En el cuarto mes había hablado un par de veces de tuit en tuit con Changmin. Mínimas conversaciones que tenían que ver con cosas que tenían en común. Algunas series de anime/manga, otros temas de videojuegos y otros pocos de películas, pero eran momento en que, por lo menos Jaejoong, reía sin alguna razón aparente.

Y ahora se encontraba en la mitad de su quinto mes utilizando aquella red social, y si bien ya había mantenido un par de veces conversaciones con Changmin, sentía que ninguna era tan importante como un feliz cumpleaños.

Jaejoong se recostó en la cama de forma inversa. Con sus pies a la cabecera de la cama y con su cabeza a los pies de la misma. Miró el techo un par de minutos. Ignoró cuántos había transcurrido desde que había dejado el tuit con la mención de Changmin.

Inevitable fue recordar que a la semana de haber hablado la primera vez con Changmin, el más alto (por algunos centímetros) le había mencionado en un tuit.

Shim Changmin @LordVoldemin
Gracias por ayudar con tu firma @bornfreeonekiss, pudimos cambiar a nuestro jefe de carrera (:

En esa instancia había reído a no poder más con el url que tenía el muchacho. Al parecer, alguien tenía un pequeño fanatismo a Harry Potter o simplemente había una razón más elaborada para aquel nombre de usuario. Eso era algo que no iba al caso.

Jaejoong seguía recostado en la cama teniendo fresco aquel recuerdo aún en su mente. La sonrisa plantada en su cara no desapareció sino hasta que un extraño sonido proveniente de su laptop interrumpió su momentánea tranquilidad. Su ceño se mantuvo fruncido el tiempo en que demoró en sentarse en la cama y colocar su computadora sobre sus piernas.

— ¿Qué suena? Oh, cierto, tengo sincronizado twitter con el Windows para que suene. —Ni siquiera conocía la razón del porqué había dicho eso en voz alta, pero era algo muy parecido a la costumbre.

Su sorpresa, su sonrisa y los nervios antes olvidados llegaron a él de la forma más poco sana. Habían llegado como si de pronto dentro de su estómago se hubiese desatado una guerra que no iba a tener final pronto.

El primer tuit que se veía en sus interacciones era una respuesta de Changmin.

Shim Changmin @LordVoldemin
@bornfreeonekiss Muchas gracias. Deberías estar aquí para notar lo bien que lo estoy pasando.

Jaejoong no tardó en teclear una respuesta.

Kim Jaejoong @bornfreeonekiss
@LordVoldemin ¿Lo dices en serio o es sarcasmo? Voto más por lo segundo. Iría a hacerte compañía si pudiera. Nadie me conoce de tu familia.

Decidió ir por un vaso de jugo. La sed le había llegado de la nada. Bajó al primer piso, escuchó a su madre hablando por teléfono y, antes de lo que hubiese esperado, llegó hasta su habitación. Dejó el vaso olvidado en su velador cuando notó una nueva respuesta.

Shim Changmin @LordVoldemin
@bornfreeonekiss No creo que mis padres se enojen si les explico que he invitado a un amigo. Estoy realmente aburrido y eres el único. 

Kim Jaejoong @bornfreeonekiss
@LordVoldemin ¿El único?

Shim Changmin @LordVoldemin
@bornfreeonekiss Ajá, ¿vienes? Aprovechamos de conocernos más y quiero ver que tan bueno eres en ese juego de Naruto que tanto dices.

Jaejoong no pudo evitar reír y recargar su espalda en la cama. Eso, eso realmente no se lo esperaba. ¿En serio lo recordaba? Eso lo habían hablado hace semanas.

Cuando logró recuperarse y estar seguro que no iba a sufrir otro ataque de risa más, se limitó a responder.

Kim Jaejoong @bornfreeonekiss
@LordVoldemin Está bien, pero no tengo ni la menor idea de cómo llegar a tu casa. Ven a buscarme.


Shim Changmin @LordVoldemin
@bornfreeonekiss Tampoco sé dónde vives. ¿Qué tan lejos estás de la plaza de la Universidad?


Kim Jaejoong @bornfreeonekiss
@LordVoldemin A diez minutos, no me queda muy lejos.

Shim Changmin @LordVoldemin
@bornfreeonekiss Perfecto, te veo allí en quince minutos. Sé puntual y trae ese juego contigo.

Lo último que Jaejoong había preguntado había sido un “¿Es en serio?” y Changmin le había respondido con un: “Muy en serio. Ve preparándote. Ya voy en camino.”

Jaejoong no cabía en su realidad. Eso no podía estar pasando, ¿o sí? 

——

Índice

6 comentarios:

Emerald dijo...

Se viene otra parte verdad ??? Esto de bajar y cachar que habia terminado la historia.....

Kim Yoobin dijo...

No sabes lo mucho que me emociona esto de ver sus twitters así <3 de verdad y cómo es Jaejoongie tan...tan...tan de que esta como doki doki por enviar un tweet. Se lo que se siente ;____;

¿Ya te habia dicho que amo como escribes las cosas akjgdg? Me gusta y cuando termines tus trabajos vamos a presionarte e.é


Estoy esperando saber que sucederá en el cumpleaños y con el juego y todo <33

kimlizzie dijo...

Omg !!!!!o ame ♥ son simplemente perfectos !!!!

MizoRomi dijo...

Tranquiiila, vienen más capítulos. No sería capaz de perdonarme el dejarlo hasta ahí akjdd.

Muchisísimas gracias por leeer<3.

MizoRomi dijo...

Ooooh, eso que mencionas al último me ha entretenido mucho, mucho escribirlo, porque son como extraños que no parecen tan extraño y :x no te diré qué pasará, pues es sorpreeeesaa.

Graaaacias por leer y comentar, Evy<3

MizoRomi dijo...

OMO!!! Gracias por el cumplido de que son perfectos ;;

Gracias, gracias por leeer.

P.D.: Vienen más caps:3